Cirugía Plástica

Cirugía Estética de Abdomen

Publicado el 28 de Septiembre de 2013
Cirugía Estética de Abdomen

Abdominoplastia o cirugía estética del abdomen, es un procedimiento quirúrgico que consta de eliminación del exceso de piel, del exceso de grasa y mejora la tensión de los músculos de la pared abdominal con el objetivo final de remodelar el abdomen y la cintura.


Hay varias técnicas diferentes de abdominoplastias y pueden combinarse con otras formas de cirugía estética del contorno corporal incluida la liposucción. La plástica de la pared abdominal es una de las cirugías estéticas más agradecidas en los casos donde existe el antecedente de embarazos o aumentos/descensos de peso.

La cirugía estética de abdomen es un procedimiento importante que exige una preparación cuidadosa de parte del paciente. Una vez realizada, la cirugía estética de abdomen, demanda varios días de recuperación para alcanzar una buena recuperación y excelentes resultados.

La cirugía estética de abdomen ofrece a los pacientes muchos beneficios, entre los que se incluyen una mejor apariencia.

 

Los mejores candidatos para una Cirugía Estética de Abdomen

Los mejores candidatos para una cirugía estética de abdomen son las mujeres y los hombres que estando en buenas condiciones físicas, tienen un depósito localizado de tejido adiposo o piel floja a la altura del abdomen. Esta cirugía estética es especialmente beneficiosa para las mujeres que luego de múltiples embarazos han sufrido un estiramiento de sus músculos abdominales y la piel que es irreversible con la gimnasia.
Los pacientes que planean una reducción de peso deberían postergar la cirugía estética, lo mismo que las mujeres que piensan en nuevos embarazos. En éstas los músculos verticales del abdomen pueden volver a separarse, perdiendo parte del efecto obtenido con la intervención.

 

Anestesia en Abdominoplastia.

En la Cirugía estética del Abdomen / Abdominoplastia, se puede utilizar la anestesia general o la anestesia local asociada a sedación, empleándose ésta en casos muy concretos, y siempre que se trate de un procedimiento de mini-abdominoplastia.

 

Proceso Quirúrgico.

La operación consiste en modelar la piel y grasa del abdomen, reforzando los músculos rectos que se separan tras los embarazos o aumento/descenso de peso; y dan lugar a un abdomen distendido característico. Se elimina a su vez el exceso de piel y grasa que existe debajo y encima del ombligo, asociando habitualmente un procedimiento de lipoaspiración.

En la cirugía estética se hace la reconstrucción de los tres planos: cirugía de la piel, remodelación de la grasa ayudados o no de liposucción, y plicatura de los músculos rectos junto con reconstrucción muscular.
Aconsejamos al paciente que, para que la pared muscular quede bien remodelada, se tome dos semanas de reposo relativo antes de hacer una actividad más enérgica.
Con todas estas medidas el resultado estético es muy satisfactorio.

 

¿Me quedarán marcas?

Hay que tener en cuenta que la cicatrización depende mucho de la calidad de la piel de cada persona y de aspectos externos, como el tabaco. En términos generales, las cicatrices de esta abdominoplastia se sitúa en zonas discretas, como el bajo vientre, por lo que no son visibles en bikini o traje de baño de hombre. Las cicatrices deben cuidarse adecuadamente durante su evolución, según indicación médica.

 

¿Y si quiero tener más hijos?

La abdominoplastia se recomienda realizar a mujeres que ya no piensan tener más hijos en el futuro, ya que un embarazo puede producir que se distienda la zona abdominal. Pero una abdominoplastia no imposibilita un embarazo ulterior si este se presenta.

Socialtomic Marketing