Coolsculpting

El tratamiento que reduce la grasa en frío

La tecnología de coolsculpting® es capaz de solucionar uno de los mayores desafíos estéticos: lograr la destrucción selectiva de cúmulos de grasa localizada de forma no invasiva. mediante un método llamado "criolipólisis™" se destruyen las células grasas sin dañar otros tejidos.

¿Cómo funciona?

CoolSculpting® es un procedimiento aprobado por la FDA y la Comunidad Europea para la reducción de grasa corporal.

El sistema CoolSculpting® utiliza un método patentado llamado Criolipólisis™, que consiste en un enfriamiento controlado para eliminar la grasa. Diseñado únicamente para destruir las células grasas sin causar las lesiones cutáneas o tisulares que suelen producirse con procedimientos más invasivos como la liposucción, este procedimiento no quirúrgico puede resultar el más adecuado para los pacientes que sólo necesitan reducir una cantidad mínima de grasa, o para aquellos que no están dispuestos a someterse a una intervención quirúrgica.

• Un aplicador especialmente diseñado genera una suave presión de vacío para introducir la piel a tratar entre los 2 paneles de enfriamiento.
• Cuando el procedimiento comienza, se siente una sensación de frío en la zona tratada. Esta sensación desaparece en unos pocos minutos.
• Durante el procedimiento puede permanecer sentado o acostado, dependiendo de la zona a tratar.
• El tratamiento dura entre una y tres horas en función de las zonas que se desee tratar.
• CoolSculpting® no es una forma de perder peso o de tratar una obesidad ni es un sustituto de otros métodos invasivos como la liposucción.



¿Qué es la Criolipólisis™?

La Criolipólisis™ que se realiza mediante el sistema CoolSculpting® es un nuevo método no invasivo de reducción de grasa en áreas corporales localizadas como el abdomen, los flancos o la espalda mediante la utilización de frío. Esta innovadora tecnología consiste en enfriar las células grasas o adipocitos produciendo su eliminación.

La criolipolisis es una tecnología desarrollada hace varios años por el Dr. R. Rox Anderson y su equipo de dermatólogos del Hospital General de Massachusetts de Boston (EEUU), colaboradores de la Universidad de Harvard. Sus estudios demostraron que las células grasas son, por su naturaleza, más vulnerables al frío que el resto de tejidos que las rodean. Por lo tanto, las células grasas pueden ser eliminadas de forma segura sin dañar la piel que las cubre. Este descubrimiento llevó a desarrollar el procedimiento no invasivo llamado CoolSculpting®.

Durante el procedimiento se produce un enfriamiento preciso y controlado del tejido que resulta en un daño selectivo de la grasa sin dañar otros tejidos.

Posteriormente, el cuerpo va eliminando de forma gradual las células dañadas mediante los procesos metabólicos habituales, como los que eliminan la grasa que ingerimos con la comida.

¿Qué resultados esperar?

Socialtomic Marketing